sábado, 10 de diciembre de 2016

Ser o no ser Individuos, ¡he ahí la cuestión!


Una sola voluntad, una sola inteligencia, un solo propósito

Todos nosotros, como personas adultas, nos consideramos individuos; sin embargo, hemos de hacernos esta pregunta: ¿Realmente lo somos? Y respondernos con la mayor sinceridad posible.
Individuo es aquel que funciona con una sola voluntad, una sola inteligencia, un solo propósito, y una sola línea de acción. Sus objetivos son claros, sus resultados inequívocos.





Pero en realidad este ejemplo es prácticamente inexistente en la práctica; apenas existe en nuestra sociedad un pequeño grupo de personas que puedan considerarse auténticos individuos.




La mayoría de nosotros somos, hablando con propiedad, divíduos, es decir, personas divididas entre diversas voluntades e inteligencias, la mayoría de ellas inconscientes, y ninguna correctamente integrada en nuestra fragmentada personalidad.
Es el resultado de nuestro proceso de adaptación a un paradigma social profundamente alienante y disfuncional, que exige que renunciemos a toda o una parte importante de nuestra autenticidad, de nuestra originalidad, en aras de encajar en el sistema, y de este modo ser aceptados y garantizar nuestra supervivencia física y psicológica.
La individuación consiste precisamente en revertir este proceso de alienación o alejamiento de nosotros mismos, de enfrentamiento y represión y olvido de nuestra verdadera esencia, para volver a ser un todo unificado, armonizado y enfocado hacia un único propósito: La vivencia de ser humano, en constante y pleno desarrollo físico y psicológico a lo largo de todas las etapas de su vida. En palabras del psicólogo suizo Carl Gustav Jung, quien orientó su trabajo hacia este objetivo:

"La individuación es la realización de lo que constituye la naturaleza íntima del individuo, a través de un proceso mediante el cual cada uno de nosotros viene a ser lo que intrínseca y potencialmente es, desde su nacimiento hasta su muerte.”




La Individuación, con mayúscula, es un proceso que puede requerir toda la vida, y comprende el reconocimiento e integración de todas nuestras sombras psicológicas, la educación del Ego para ponerlo al servicio del Ser, y la integración de nuestros aspectos masculino y femenino, pues tal y como nos enseña el círculo del Ying-Yang, el hombre tiene un punto de feminidad en su psique, y la mujer uno de masculinidad en la suya, y ambos son necesarios y positivos.




El Proceso de Individuación tiene su equivalente en la Mitología Universal, en el Monomito o Arquetipo del Camino del Héroe, tal y como ya reconocieron Carl Gustav Jung y el investigador, profesor, y escritor estadounidense Joseph Campbell, quien se inspiró precisamente en los trabajos del primero sobre el propio Proceso de Individuación:

"El propósito del viaje (del héroe) es alcanzar la compasión. Se llega a la compasión cuando se superan los pares de extremos.”





Si deseas profundizar en el Proceso de Individuación, a través de un enfoque 100% práctico, te invito a leer esta serie de artículos:


También será muy interesante para ti la lectura de este otro artículo, perteneciente a al Blog de mi nueva página web:


Y recuerda, lo importante es aplicar este conocimiento es tu propia vida, y experimentar el maravilloso y empoderante proceso para convertirte en un verdadero individuo, y por tanto en la mejor versión de ti mismo, y para ayudarte en este proceso te ofrezco mi acompañamiento profesional.


Manuel Marques Robles

Mentor y Coach en el Camino del Héroe


No hay comentarios:

Publicar un comentario