lunes, 23 de marzo de 2015

El Ciclo del Héroe: El Regreso del Mundo Extraordinario


Cerrar el Círculo


Ha llegado el momento de cerrar el Círculo de nuestra experiencia; nuestro Viaje Heroico todavía no ha terminado, pero se encamina rápidamente hacia su final, un final que ha de ser muy feliz, pues marcará el principio de nuestra nueva vida, y el retorno a nuestro mundo de todos los días con un Don realmente precioso y útil, que será parte de un cambio a mejor de nuestro querido y aún lejano Mundo Ordinario. 
 



Sin embargo, ¡ten cuidado al dar este Paso! Parece sencillo y trivial, como un simple trámite en nuestra etapa final, pero has de saber que muchos Héroes y Heroínas se han perdido a sí mismos en este punto de la travesía.




El Héroe y la Heroína, triunfadores sobre sí mismos y sus debilidades, han de enfrentar varias pruebas antes de poder regresar, transformados y definitivamente victoriosos a su mundo de todos los días. 
 



La primera de ellas es disponerse a abandonar el Mundo Extraordinario en el cual se han desenvuelto hasta este momento, para regresar con su Don y compartirlo con un mundo, que consciente o no de ello, lo necesita desesperadamente.




¿Y por qué es tan peligroso? Hay varias respuestas para esa pregunta, y cada Héroe debe averiguar cuál es válida para él.
Muchas veces, simplemente él o ella no quieren regresar, prefieren quedarse en ese mundo para siempre; eso quiere decir que no quiere abandonar la relación que tiene con su propio proceso y las personas que como Mentores o Aliados participan en éste.




O bien quiere saber más y más de sí mismo, de las causas de todo lo que es él y de los porqués de su vida, de todo aquello que tenga relación con su proceso, con su Camino, y éste es un pozo sin fondo que como un agujero negro psicológico le absorbe para siempre, o en el mejor de los casos por mucho, mucho tiempo.




Pero la profundidad de la Cueva es infinita e insondable...
De la misma manera que te quedas preso en busca de la última y definitiva explicación al gran enigma que tu mente ansiosa busca desentrañar, también te puedes quedar enganchado emocionalmente de tu Mentor o de alguno de tus Aliados, de tal forma que sientes como te invade una gran inseguridad si ellos dejan de formar parte de tu vida, y es que ellos se han convertido en una especie de muleta sin la cual no sabes andar por la vida.




Asimismo puede suceder que tengas miedo de regresar a tu vida cotidiana porque ésta ya no te atrae ni te convence en absoluto, o que no sepas cómo hacer encajar todo lo que has vivido y descubierto en tu día a día, con tu entorno y con tus compromisos sociales.
Esto es precisamente lo que le sucede a Bastian, el protagonista de la “Historia Interminable,” porque al ser coronado Emperador de Fantasía, va haciendo realidad sus deseos, pero cada vez pierde con ello una parte de su memoria como niño humano, hasta que finalmente después de una agridulce victoria contra sus antiguos aliados Atreyu y Fújur, llega hasta la Ciudad de los Antiguos Emperadores.




Allí encuentra a su guardián, un mono llamado Árgax, le explica que en ese lugar han terminado presos, olvidados de sí mismos, aquellos que en su día fueron también emperadores, y que él, el Emperador Bastian, tiene una última oportunidad para regresar a su mundo, pero para ello ha de encontrar la fuente de la cual brotan las “Aguas de la Vida,” que le devolverán su memoria perdida y le mostrarán el umbral que ha de cruzar para volver a su mundo.  




Y por último, sucede en otros casos que las fuerzas que custodian el Tesoro y con las cuales el Héroe ha luchado hasta vencerlas para arrebatárselo de sus manos, no quieren que escape con éste, y por ello harán todo lo que puedan para que no lo consiga.
Esta situación está muy bien expuesta en la Mitología clásica; por ejemplo en el “Mito de Prometeo,” que roba el Fuego, la Luz de la Consciencia en la clave psicológica, para la Humanidad, y por ello es apresado y condenado a quedar encadenado a una roca del Tártaro, para que un águila, símbolo de Zeus, el Padre de los Dioses, le devore cada nuevo día el hígado –el órgano en dónde se asientan nuestras pasiones o emociones- pues éste se recuperará de nuevo cada noche, y así hasta que el gran Heracles llegue ante él y le libere de sus cadenas, matando con sus flechas al águila que le ha torturado despiadadamente; pero esa historia la contaré en otra ocasión. 

 


También, del mismo modo que al comenzar el Camino, el Héroe necesitó ser empujado para poder cruzar el Primer Umbral, que da paso al Mundo Extraordinario, también ahora puede necesitar ser rescatado para poder atravesar con éxito el Tercer Umbral, el que le va a conducir de nuevo a su mundo cotidiano, sobre todo cuando la experiencia ha sido tan fuerte que ha consumido las fuerzas del héroe dejándole debilitado por un tiempo, y hasta que se recupere totalmente es especialmente vulnerable.




Bien, ahora ya conoces los peligros que enfrentarás al dar este paso, pero recuerda que el mayor de todos, de consecuencias irreversibles, es precisamente no darlo, así pues, adelante y disponte a enfrentar la Prueba Definitiva y el regreso definitivo a tu Mundo Ordinario, concluyendo el Viaje que ha largo tiempo iniciaste, ¡oh vencedor o vencedora de ti mismo!




  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada