lunes, 8 de diciembre de 2014

El Mito del Héroe, 3ª Parte


El Camino del Héroe según Joseph Campbell

¡Bienvenidos a la 3ª y última parte de este apasionante recorrido por el Camino del Héroe! Tal y como lo presentó Joseph Campbell, el gran divulgador del Mito del Héroe.

¡Vamos a dar el Octavo Paso! Para encontrarnos con La Mujer como Tentación. Lo Femenino representa también lo prohibido... Aquello que nos tienta con más fuerza. 

 


Todos los Héroes -y también las Heroínas- son tentados a lo largo de su aventura, especialmente en algunos momentos críticos, cuando están comenzando a conquistarse a sí mismos, y en consecuencia, las fuerzas que se oponen a su despertar buscan tentarles para apartarles del Camino.
Así fue como el otrora príncipe Siddharta Gautama, sentado bajo el árbol Bodhi -el Árbol de la Sabiduría- fue tentado por tres veces por el poderoso Mara, poderoso Señor de la Oscuridad en la Mitología Védica, con el fin de disuadirlo de completar su Viaje Heroico, llevando a los hombres y mujeres que sufrían en la ignorancia, el Tesoro de Sabiduría que habría de liberarlos para siempre.




En primer lugar fueron la Lujuria, en segundo la más terrible de las tormentas, y en tercer y último lugar, la Razón sin Razón, es decir, el mensaje: “Nadie de entre los hombres entenderá la experiencia de la Iluminación...”
¡Ninguna de estas tentaciones bastó para disuadirle ni desalentarle de regresar al Mundo para compartir su Don con la Humanidad!

Dando un paso más, el Noveno, nos Reconciliamos con el Padre, es decir, asumimos la Autoridad que nos corresponde sobre nuestra propia vida, independizándonos del Padre Interno, y por supuesto también del Externo, o padre físico. 

 


En el Análisis Trasaccional, una disciplina de psicología que ha evolucionado desde el Psicoanálisis, el Padre representa la Autoridad de la Sociedad sobre nosotros, Autoridad que ejercen nuestros progenitores -o las personas que asuman ese rol- con todas sus leyes, mandatos, reglas y tradiciones.
Como afirmaba Joseph Campbell:

"La Sociedad es el enemigo, cuando impone sus estructuras sobre el Individuo.”

Y añadía, enlazando su trabajo con el del filósofo alemán Friedrich Nietzsche:

"Sobre el Dragón -la imagen que simboliza nuestros Miedos- hay muchas escamas. Todas ellas dicen: ¡Debes!
¡Mata al Dragón!
Cuando uno ha matado al Dragón, se convierte en el Niño.”






El Niño, en la filosofía de Nietzsche representa a aquel que ha recuperado la espontaneidad e inocencia de un niño, y es por tanto, capaz de crear algo completamente nuevo sobre los restos de la destrucción de lo viejo.

Llegamos ahora al Décimo y penúltimo Paso de la Etapa de La Iniciación: La Apoteosis.
¡Contempla, oh Héroe de tu propia vida, el largo camino recorrido! Y sabe que has muerto para volver a nacer como Tú Mismo, Dos Seres en Uno, Compasivo para contigo mismo y con el Mundo, y Auténtico en tu Esencia.





Atrás quedó el personaje que representaste por años, antes de emprender el Camino que te ha liberado de la mentira de ser quien nunca fuiste...




¡Alza triunfante tu brazo, oh vencedor de ti mismo! Ahora eres libre, pero aún has de cumplir una Misión para con el Mundo al cual pronto habrás de regresar.
En palabras de Campbell:

"La meta del Viaje del Héroe hasta el punto gema, es encontrar esos niveles psíquicos, que se abren, y se abren, y se abren...
Y la apertura última al Misterio de tu Ser es la Consciencia del Buda o del Cristo.”





Y dando un Undécimo Paso, último en la Etapa de Iniciación, el Héroe conoce y conquista La Gracia Última. O dicho en otras palabras, encuentra su propio Don, el Don que le hace único, el Don con el cual retornará triunfante y generoso al Mundo que le vio partir en su búsqueda de Si Mismo, para construir con él una nueva Realidad, un Paradigma renovador, que permita vivir en un mundo mejor y más humano.





Con estas bellas palabras expresaba Joseph Campbell el sentido de este último paso:
 
"El objetivo es devolver al Mundo la Gema -el Don- y así unir ambas cosas.”

Así concluye la Iniciación del Héroe, dando paso a la 3ª Etapa, aquella que realmente da sentido a todo el Camino: El Regreso (Al Mundo para compartir el Don).

Si no has leído la 1ª y 2ª Partes, aquí puedes hacerlo:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada