domingo, 25 de mayo de 2014

La Sombra, 2ª Parte


Nuestra gran Adversaria y Maestra


El Héroe emprende su Camino sin saber muy bien qué va a encontrar en él, pero inevitablemente, va a encontrarse con aquella parte de sí mismo que aprendió a rechazar cuando era niño, y que desde entonces ha permanecido oculta a sus ojos, esperando pacientemente ser reconocida y aceptada.


Para ello ha de Entrar en La Cueva Profunda, es decir, en su Inconsciente, llevando a cabo la hazaña primordial de todo verdadero Héroe, que es descender a los propios infiernos, o como decían los antiguos griegos, vivir su propia Katábasis.
Todos los Héroes y Heroínas han dado este Paso, muriendo a lo que fueron para renacer a lo que realmente son. Como Heracles en el Hades, Don Quijote de La Mancha en la Cueva de Montesinos (Monte del Destino), Alicia en La Madriguera del País de las Maravillas, Neo en La Matrix...


Yo lo hice, y tú, que me estás leyendo en este momento, también lo harás, si es que todavía no lo has hecho, si en verdad quieres ser tu mejor -y auténtica- versión.

¿Y una vez en La Cueva Profunda, que es lo que ha de hacer un Héroe?
Simplemente abrazar a su Sombra, o sea, reconocerse a Si Mismo en el Ser oscuro y extraño que encuentra en las profundidades de su propio Inconsciente, asumir que Él es también Él, para a partir de ese momento, darle entrada en su vida consciente. ¡Es fácil de decir, pero no tanto de hacer!


Es entonces cuando el Poder de La Sombra está disponible para nuestro uso, un uso consciente, constructivo y positivo, no inconsciente, destructivo, negativo y ciertamente incontrolable.
Hay un superhéroe de los cómics modernos que retrata a la perfección este contraste en el personaje y su Sombra: El increíble Hulk.


El científico Bruce Banner, un hombre corriente y no especialmente poderoso, se convierte, a través de su ira, en un coloso de más de dos metros de altura e increíble fuerza física, que derrota sin compasión a los malos.
¿Qué pasaría si Bruce y Hulk fueran en todo momento una sola persona? ¿Te lo imaginas? ¡Serían invencibles!
Y mucho más que eso: Bruce, sin Hulk, no es nadie, solo uno más entre muchos, condenado a una vida mediocre; mientras que Hulk, sin la guía de Bruce puede convertirse en una bestia sin control capaz de destruir todo a su paso.
Necesitan el uno del otro para dar lo mejor de si mismos, y así como es en la ficción es en la vida real, o sea, en nuestra propia vida; y este es nuestro gran desafío: Amar a nuestra propia Sombra, a todo aquello que rechazamos de nosotros mismos, reconciliándonos con ello para convertirlo en nuestro más poderoso Aliado en la vida. 
 

Este es el punto crucial en la trayectoria de todo Héroe, de todo ser humano viviendo el proceso de convertirse en un verdadero Individuo, pues solamente haciéndose consciente de su Totalidad, puede realmente desarrollarse como Ser Humano, con mayúsculas.


A este proceso de poner Luz en la propia Oscuridad -que no es sino ignorancia de nosotros mismos- para así poder superar nuestra permanente división y interna y asumir nuestro propio Poder, le llamó Carl Jung Individuación. 
 
 

Él mismo decía: “Prefiero ser considerado una persona completa a simplemente una buena persona.”
A buen entendedor, pocas palabras le bastan...

Este punto es muy importante, pues la sociedad solamente acepta aquellos aspectos de nosotros mismos políticamente correctos, castigando al resto con el juicio descalificador y el consiguiente castigo, es decir, el rechazo y el destierro a las oscuras profundidades del Inconsciente. 
 

Sin embargo, como seres humanos tenemos la capacidad innata de transformar lo negativo en positivo, y como nos demuestran los físicos cuánticos, las ideas, emociones y sentimientos son energías de menor densidad que la materia que forma nuestro cuerpo físico, y por tanto, su polaridad puede ser cambiada a voluntad de negativa a positiva.
En este mismo punto inciden Robert Dilts y Stephen Gilligan, dos de los mejores Coaches, maestros de PNL y Formadores del momento actual, quienes en su Taller del Viaje del Héroe enseñan que el Yo Generativo, aquel Estado del Ser capaz de obrar verdaderos cambios en nuestra vida, es la unión del Yo Bueno con el Yo Malo.


Joseph Campbell se inspiró precisamente en el Proceso de Individuación de Jung para conectar con el Arquetipo del Camino del Héroe, tal y como explico en este artículo:


Y este es un paso inherente a todo auténtico proceso de crecimiento personal. Por desgracia muchas personas, sobre todo en el marco de la Nueva Era, creen que pueden obviar el encuentro con su propia Sombra centrándose únicamente en desarrollar los aspectos positivos que están a su alcance.
Sin embargo, en la misma medida que crece nuestra Luz crece también nuestra Oscuridad, pues el Universo es dual y ha de mantener un equilibrio constante.
Hemos visto a personas presuntamente iluminadas, con un gran desarrollo espiritual, caer en abismos muy oscuros y de difícil salida, arrastrando con ellos a numerosos e incautos seguidores.
De nuevo aparece en escena Carl Jung, audaz y experto navegante de Lo Inconsciente, para compartir con nosotros esta sencilla y rotunda enseñanza:

"El camino que lleva hacia lo divino es recto, luminoso y ascendente.
El camino que lleva hacia lo humano es tortuoso, oscuro y descendente.
Este es el camino que debes recorrer en primer lugar, pues antes de convertirte en el dios que eres en potencia, has de saber vivir como un verdadero ser humano, y no como un simple animal inteligente.”

Por este motivo todos los Héroes que triunfaron en su empeño de convertirse en su mejor versión hubieron de adentrarse en el intrincado laberinto de su propio Ser (otro símbolo atemporal para Lo Inconsciente) para encontrar allí su destino, como por ejemplo, hizo Teseo, el vencedor del temible Minotauro.


Hasta aquí hemos llegado, por el momento... La semana que viene podrás leer la 3ª y última parte de este trabajo dedicado a la cara oculta de nuestro ser, que solo espera tu reconocimiento y que la mires con Amor.

Y si no has podido leer la 1ª Parte de este artículo sobre La Sombra, aquí puedes hacerlo: 

 
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada