jueves, 13 de marzo de 2014

Los Arquetipos del Camino del Héroe, 3ª Parte


 
Los personajes de la Aventura


El Bufón. Un poco de buen humor aligera la gravedad algunas situaciones y alivia la tensión... ¡No nos tomemos esto tan en serio, por favor! Se trata de un personaje desenfadado y locuaz, y también muy sincero, que muchas veces que tiene el Don de saber decir verdades con una claridad y acierto poco comunes.
Siempre es bueno tenerle cerca, porque puede inspirarnos una gran idea o aliviarnos con su alegría en los momentos más difíciles, aunque también puede meternos en un pequeño lio, pues su naturaleza imprevisible en ocasiones provoca situaciones igualmente imprevisibles.


Es – o son, por ejemplo en la Compañía del Anillo- los divertidos y siempre ocurrentes medianos de La Comarca Pippy y Merry, que acompañan a Frodo Bolsón al principio de la historia, y que viven su propia aventura cuando la Compañía se dispersa.

La Cueva Profunda. ¡Ha llegado el momento de enfrentarte a ti mismo! ¿Quién eres en realidad? ¿Qué sabes de ti? En realidad, y hasta este momento muy poco...
Porque una parte de ti vive en la Sombra, y es precisamente en la Cueva Profunda, símbolo de lo Inconsciente, en donde, seguramente por primera vez en tu vida, vas a encontrarte cara a cara con ella.


En el Paso más importante del Camino; todo el proceso se basa en la experiencia que vas a vivir en este momento, pues sabrás, sin ninguna duda, que ¡tu mayor y más implacable Adversario eres tú mismo!
Y así lo vivió Luke Skywalker en la Cueva Profunda del pantano de Dagobah, cuando vio su propio rostro tras la máscara de su gran adversario, Lord Darth Vader.


La Sombra. Nos acompaña a donde quiera que vayamos, en el día y en la noche; espera pacientemente a que nos atrevamos a mirarla a la cara, como a un oscuro reflejo de nuestra propia imagen, pues su único deseo es ser reconocida como una parte legítima de nosotros, porque formamos un único Ser. Es nuestra más fiel compañera, nuestra propia... Sombra.


Permanece en la Cueva Profunda de lo Inconsciente, aunque de cuando en cuando entra en nuestra vida consciente, para llamar nuestra atención, generalmente causando problemas...
Ella tiene la llave de todos los tesoros, incluido nuestro Don, y a la vez nos tiende una trampa detrás de otra, como parte de esa partida misteriosa y a veces cruel que juegan nuestra Luz y nuestra Sombra.


Asumir su existencia es desaprender todas las falsas lecciones que nos enseñaron en nuestra infancia sobre cómo rechazarnos a nosotros mismos para ser aceptados por nuestro entorno.
Cuando la miramos con Amor, sin Miedo y sin Odio, entonces nos reconocemos en ella, como quien se reencuentra con una vieja y casi olvidada amiga, y entonces se convierte en nuestra más sabia Maestra y poderosa Aliada.

El Don. Todos tenemos una cualidad, un talento o habilidad, que nos hace únicos, irrepetibles e imprescindibles en el orden perfecto del Universo. Es nuestro Don, aquello que realmente define nuestro propósito en la vida; es la respuesta a... ¿para qué estoy aquí?
Para poner tu nota en la gran sinfonía del Universo, para contribuir con lo mejor de ti, dejando una huella que el tiempo no conseguirá borrar jamás, porque permanecerá por siempre.


Has entrado en la Cueva Profunda, en la oscura mina de carbón, y la has atravesado, saliendo por el otro lado con un valioso diamante en tus manos.
¡Enhorabuena! Eres el más afortunado de los seres, porque te has conquistado a ti mismo, como todos los Héroes y Heroínas que en el mundo han sido, y como igual entre ellos, ahora tú también iluminas nuestro Camino con tu Luz.


Si quieres leer los dos posts anteriores que he escrito sobre este tema, aquí tienes los enlaces: 
 
http://encaminodelheroe.blogspot.com.es/2014/03/los-arquetipos-del-camino-del-heroe-los.html

http://encaminodelheroe.blogspot.com.es/2014/03/los-arquetipos-del-camino-del-heroe-los_12.html 






Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada