miércoles, 12 de marzo de 2014

Los Arquetipos del Camino del Héroe, 2ª Parte

  
Los personajes de la Aventura


Los Umbrales y sus Guardianes. Atrás queda el Mundo Ordinario... Ahora estamos frente a la puerta que da paso al Mundo Extraordinario, donde todo es posible.


Pero antes hemos de atravesar el Umbral que separa ambos mundos, y para ello habremos de enfrentarnos al poderoso Guardián que lo custodia, y es, ciertamente, ¡un enemigo a temer!
Cuando abandonamos nuestra Zona de Seguridad para adentrarnos en ese nuevo territorio conocido como Zona de Incertidumbre o de Aprendizaje, inevitablemente nos acompañan el Miedo y la Duda; ¿Es una buena idea seguir adelante? ¿Qué voy a encontrarme en el camino? ¿Voy a ser capaz de enfrentarme a mis miedos, sabré resolver los enigmas y orientarme en las encrucijadas?


Cada vez que subimos un peldaño en la escalera de la vida, siempre que pasamos a un nivel de juego superior y más exigente, nos enfrentaremos con nuestro propio e instintivo mecanismo de supervivencia; es la voz del viejo Cerebro Reptiliano, la sede de nuestros instintos más profundos y el encargado de mantenernos sanos y salvos el mayor tiempo posible, que resonará en nuestra mente diciendo: ¡Cuidado, puede ser peligroso! ¡Permanece aquí, donde estás seguro!
El Héroe se debate entre rechazar o seguir La Llamada, mientras mira de frente al feroz e implacable Guardián del Umbral... ¡Que es nuestro propio Miedo!

El Mundo Extraordinario. ¡Enhorabuena, Héroe o Heroína de tu propia vida! ¡Has llegado al Mundo Mágico, donde al fin descubrirás quién eres realmente y para qué estás en el mundo...


Pero has de saber que estás en un territorio desconocido para ti, y aquí las reglas son diferentes, ¡nada es lo que parece! Por tanto habrás de aprender cómo si fueras un niño en su primer día de colegio, pues te vas a enfrentar a nuevos y difíciles desafíos.
Verás con claridad lo mejor y lo peor de ti, irás mucho más allá en la comprensión y conocimiento de ti mismo de lo que nunca antes habías ido, pues este mundo en el cual has entrado es misterioso y fascinante, pero también terrible y feroz.

Los Aliados y Adversarios. Nunca estarás solo, pues siempre te acompañarán tus Aliados, quienes te ayudarán, protegiéndote y apoyándote, para que triunfes en tu empeño de conquistarte a ti mismo, y puedas llegar al final del Camino mostrando orgulloso el más valioso de todos tus tesoros: Tu Don Único.


Sin embargo, también seguirán de cerca todos y cada uno de tus pasos, tus Adversarios, quienes saldrán a tu encuentro para mostrarte tus debilidades, tus puntos más vulnerables, todo aquello que puede hacerte fracasar en tu Camino como Héroe.


Ambos son un reflejo inequívoco de lo mejor y lo peor de ti, de tu propia Luz, y también de tu propia Oscuridad. Si rechazas el combate con tus Adversarios no triunfarás en tu misión, pues no te habrás conquistado a ti mismo; y aún si rechazas su misma existencia estarás también rechazando tu propia Sombra.
Ellos son en realidad tus mejores y más devotos Maestros, pues nadie te puede mostrar con mayor claridad la Oscuridad que mora en ti, y solamente existe una clave para obrar el prodigio de respetar y dar lugar en tu vida a aquel que quiere destruirte: El Amor, porque tú y él estáis irremediablemente unidos por la Inconsciencia, y solo el Amor podrá cortar para siempre ese lazo, cuando hayas aprendido la lección que él había de darte.


Y por hoy hemos terminado, queridos visitantes... ¡Mañana podréis leer la 3ª y apasionante última parte!


Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial 4.0 Internacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada